Federico Fellini y los artesanos de Viareggio

Para crear las piezas más surrealistas que necesitaba para cumplir con los objetivos estéticos de sus películas, Federico Fellini (Italia, 1920—1993), uno de los genios del cine mundial, solo confiaba en la creatividad desbordada de los maestros artesanos de Viareggio, externó el maestro artesano Enrico Vannucci.

“Sólo la genio de los artesanos de viajero, que es una tradición de antes del cristianismo, es dueña de la locura que necesitaba Federico Fellini para dar vida a algunos de sus personajes más grotescos, sacados de mundos oníricos, donde como en carnaval pueden convivir y burlarse de sí mismos todas las clases e individuos de la sociedad», recalcó Enrico Vannucci. 

Durante la conferencia titulada “Fellini y el Carnaval de Viareggio: Historia de una larga amistad”, realizada en el Instituto Italiano de Cultura, se recordó que una de las primera películas de Fellini: Los inútiles (I vitelloni) de 1950, se caracteriza por tener en varias escenas máscaras de papel mache hechas a mano por los artes de Viareggio. 

Quien le enseño y dio a conocer a Fellini el Carnaval de Viareggio fue Giuseppe «Peppino» De Filippo (Nápoles, 1903—Roma, 1980) actor y dramaturgo italiano, considerado uno de los más grandes cómicos italianos del siglo XX; el cual después se convirtió en unos de los actores del director de cine italiano.

Según relató Vannucci, “el resultado de esta participación fue la famosa estatua que se movía increíblemente y con sus mano recoge a «Peppino» y lo aplasta en su seno hasta matarlo, como ocurrió en Las tentaciones del doctor Antonio (Le tentazioni del dottor Antonio) con Anita Ekberg, Antonio Acqua, Eleonora Nagy, Donatella Della Nora; música de Nino Rota y la dirección fotografía de Otello Martelli.

Fuente: Notimex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *