Inés Arredondo, 30 años de ausencia

A 30 años de su partida, Inés Arredondo (1928-1989) es recordada como un parteaguas en la escritura mexicana, debido a que abordó temas complicados como el erotismo, locura, muerte, perversión, incesto, voyerismo, infidelidad, autoritarismo y traición, entre otros.

Su literatura fue considerada un insulto a las buenas conciencias, pues retrató una sociedad con secretos inconfesables, lo que le valió un prolongado autoexilio de Sinaloa, su tierra natal. No obstante, regresó para recibir la Medalla «Fray Bernardo de Balbuena» otorgada por el gobierno del estado —primera emisión, 1986—, el Doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad Autónoma de Sinaloa (1987) y fue acreedora a varios homenajes. Además de que un importante recinto lleva su nombre.

Entre las obras de Inés Amelia Camelo Arredondo se encuentran La señal (1965); Río subterráneo (1979), con el que obtuvo el «Premio Villaurrutia», y Los espejos (1988), además del cuento infantil «Historia verdadera de una princesa» (1984); en 2012 el Fondo de Cultura Económica (FCE) publicó Cuentos completos, edición en la cual se incluyen tres relatos inéditos.

De acuerdo con un comunicado del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), su labor como crítica literaria y ensayista quedó plasmada en una serie de textos sueltos publicados en distintas revistas y suplementos culturales de México a lo largo de su trayectoria, y en los que dejó huella como lectora inteligente y promotora cultural.

Hoy estos textos se encuentran reunidos bajo el título Ensayos (FCE, 2012), entre los cuales destacan sus trabajos autobiográficos y el extenso estudio que Arredondo realizó sobre Jorge Cuesta para presentar su tesis de maestría: una investigación original y novedosa con la que logró mención honorífica.

En 1947 ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM para estudiar Letras Hispánicas. También estudió arte dramático y biblioteconomía. Laboró en la Biblioteca Nacional, posteriormente impartió cátedra en la Escuela de Teatro de Bellas Artes. Fue colaboradora de los diccionarios de Literatura Latinoamericana y de Historia y Biografía Mexicanas. Perteneció a la Generación del Medio Siglo, también bautizada como grupo de la Casa del Lago o grupo de la Revista Mexicana de Literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *