IMSS Jalisco ofrece a la población diagnóstico genético de linfomas

El Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS en Jalisco, reiteró a la población que esta área de investigación médica ofrece diagnóstico genético de linfomas.

 

El investigador en Genética y Coordinador Académico, Patricio Barros Núñez, dijo que “se trata de un estudio complejo para detectar células malignas del tejido hemático, una vez que confirmamos esto, se deriva al hematólogo para su seguimiento”.

 

 

El especiaista del CIBO del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señaló que quienes son familiares de personas con patologías sanguíneas son sujetas a realizarse estudios genéticos a fin de conocer el riesgo de desarrollar linfomas de origen genético, por lo que son sujetos a protocolo.

 

 

“Hasta el dos por ciento de personas con antecedente familiar de leucemia o linfoma pueden desarrollar la enfermedad, nosotros detectamos con anticipación la presencia de células malignas que aún no están activas, pero que en un momento pueden multiplicarse”, refirió.

 

 

Explicó que los linfomas, son un tipo de cáncer en la sangre que se deriva de células malignas en los linfocitos (glóbulos blancos que se producen en la médula ósea), no obstante si se tratan oportunamente, la respuesta del paciente puede ser favorable.

 

 

Las tumoraciones producidas en los linfocitos se alojan en los ganglios del organismo y pueden ser del tipo Hodgking y no Hodgking. El primero se caracteriza por ser benigno y aparece como pequeños nódulos que se forman en ramificación, el segundo puede tener un mayor tamaño y tiene una mayor malignidad, abundó.

 

 

“De hecho entre mayores de tamaño sean los tumores, su grado de malignidad es más alto. Los síntomas más referidos de los linfomas son fiebre, sudoraciones y pérdida de peso”, alertó.

 

 

Además del aspecto genético, dijo que otros factores de riesgo para el desarrollo de linfomas pueden ser la exposición a sustancias químicas, o haber cursado infecciones, primordialmente por virus como el de Eipsten Barr, y pueden aparecer con mayor frecuencia en cuello, axilas y parte anterior del tórax.

 

 

Fuente: Notimex

Deja un comentario