Brasil busca recuperar patrimonio cultural tras incendio

Los trabajos para rescatar el Museo Nacional de Río de Janeiro continúan a destajo para reforzar cimientos, colocar un techo provisional y permitir a los arqueólogos recuperar aquellas piezas que se salvaron del fuego que consumió el recinto, emblema de la historia de Brasil.

 

Dos semanas después que las imágenes del museo dieron la vuelta al mundo en medio de las llamas, la policía federal ultima la investigación para esclarecer las causas del incendio, cuya intencionalidad aún no es descartada, y las autoridades se afanan en colocar un techo provisional para proteger los escombros de la lluvia.

 

 

Mientras, los arqueólogos del museo llevan a cabo una capacitación para “rescatar” las piezas que se conservaron, al menos parcialmente, en un trabajo que podrían demorar hasta el final del año.

 

 

“El trabajo ahora es de arqueología, tenemos un área accidentada con varias camadas sobrepuestas y acervos que eran muy frágiles”, explicó el director administrativo del museo, Wagner William Martins, quien participa de las lecciones para saber cómo proceder sin dañar más las piezas ni arriesgar la vida.

 

 

El trabajo será llevado a cabo por varios equipos de manera simultánea, ya que “el edificio es muy grande y son muchas áreas de trabajo”, detalló.

 

 

El directivo adelantó que ya fueron vistos “acervos en condiciones de ser recuperados”.

 

 

“No diría que íntegros, porque tienen daños, pero sí perfectamente rescatables”, expresó.

 

 

La quema de cerca del 90 por ciento del acervo de más de 20 millones de piezas del Museo Nacional de Río de Janeiro supuso un “shock” para la comunidad científica y académica en Brasil, y para el mundo de la museología a nivel internacional por el valor incalculable de piezas que se remontan a miles de años.

 

 

Una especialista de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) llegó a Río el jueves para evaluar las acciones necesarias para la reconstrucción.

 

 

No hay estimaciones de cuál podría ser el porcentaje de piezas recuperables, aunque las autoridades aseguran que un millón de piezas procedentes del huerto botánico y de un anexo que quedó intacto quedaron resguardadas de la acción del fuego.

 

 

Se desconoce por el momento si se conservó sin daños uno de los emblemas del Museo Nacional, “Luzia”, un fósil humano con cerca de 11 mil 500 años y considerado uno de los más antiguos de toda América.

 

 

Los bomberos que trabajaron en la extinción de las llamas encontraron partes de un cráneo entre los escombros del edificio, y se está analizado para comprobar si se trata de “Luzia”.

 

 

Hallado en la década de 1970 en la ciudad de Pedro Leopoldo, en la región arqueológica de Lagoa Santa, en el estado de Minas Gerais, en el centro de Brasil,  “Luzia” es considerada como uno de los fósiles más antiguos de América.

 

 

Existe una réplica en tercera dimensión (3D) de “Luzia” en la ciudad donde fue hallada, pero el cráneo era considerado de altísimo valor para conocer las costumbres y vida humana en la región hace casi 12 mil años.

 

 

Fuente: Notimex

Deja un comentario