HTML5 WHMSonic Radio Player

Promueve INAH cinco sitios arqueológicos para visitar en Chihuahua

El estado de Chihuahua cuenta con una diversidad de atractivos turísticos, a los que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) suma otros cinco, en una guía de sitios arqueológicos para visitar este verano.

 

El territorio Chihuahuense es hogar de diferentes destinos para hacer turismo de aventura, de negocios, de naturaleza, pero también turismo cultural y arqueológico, señaló el INAH en un comunicado.

 

 

Destacó que la Zona Arqueológica Paquimé en el municipio de Casas Grandes, es un bien de valor cultural inscrito desde 1998 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, porque es un testimonio de las relaciones entre los pueblos del norte de México y Mesoamérica.

 

 

El sitio ofrece evidencia única de construcciones de arquitectura de tierra. En la zona también se encuentra el Museo de las Culturas del Norte, que alberga una de las más bellas colecciones arqueológicas del México Antiguo.

 

 

Estas colecciones fueron recuperadas durante las excavaciones de Paquimé y de otros importantes sitios arqueológicos de la región conformada por el Norte de México y el Suroeste de los Estados Unidos conocida como la Gran Chichimeca.

 

 

El Instituto recomendó para visitar el asentamiento de Las Cuarenta Casas, en la provincia serrana que fue habitado por grupos de cazadores recolectores; basket-makers y agricultores de la Cultura Casas Grandes cliff-dwellers.

 

 

Los arqueólogos acuñaron estos dos conceptos para interpretar la evolución cultural de estos grupos.

 

 

Dichas edificaciones fueron construidas al interior de cuevas y abrigos formados en los acantilados de las barrancas, y que se cree funcionaron, además de asentamiento habitacional, como talleres.

 

 

Por otra parte, Cueva de la Olla que se ubica en el interior de un abrigo natural que forma parte de un conjunto de lugares semejantes, dentro del Valle de las Cuevas.

 

 

El INAH explicó que cerca del año 1100 d.C. se consolidó el inicio de la Cultura Casas Grandes. Este lugar, aseguró, albergan evidencia de los primeros cazadores recolectores que usaron las cuevas como refugio.

 

 

También albergan evidencia de las primeras aldeas agrícolas y del florecimiento y la decadencia de la Cultura Casas Grandes. Y fueron refugio de los grupos de apaches que estaban siendo exterminados durante la segunda mitad del siglo XIX.

 

 

Asimismo el conjunto Huápoca forma parte de los más de 180 sitios arqueológicos de “Casas en Acantilado” que se tienen registrados en la Sierra Madre Occidental.

 

 

Su importancia radica en que se trata de asentamientos que se distribuyen como pequeños multifamiliares aprovechando cuevas y abrigos rocosos de los acantilados que forman los barrancos de la cuenca del río Papigochi.

 

 

Está integrado por cuatro unidades habitacionales en tres cuevas, Nido del Águila, Cueva del Mirador y Cueva de la Serpiente.

 

 

Por último, el INAH invitó a los turistas a visitar Cueva Grande, enclavada en un rincón de la sierra de Madera, cubierta por una cascada, el abrigo rocoso contiene por lo menos nueve cuartos distribuidos alrededor de un pequeño patio que contenía dos graneros para almacenar maíz.

 

 

Cuenta con una pequeña Atalaya (punto de comunicación) de la cual pueden verse sus cimientos y traza a un costado del estacionamiento y que funcionó como puesto de comunicación directa con la del Conjunto Huápoca.

 

 

Estas cinco zonas arqueológicas se han podido rescatar y mantener gracias a un arduo trabajo y aunque están abiertas al público, y se pueden admirar con toda la familia, se pide a los visitantes su respeto y apoyo para seguir manteniéndolas en buenas condiciones.

 

 

Fuente: Notimex

Deja un comentario