Nostalgia, bohemia y romanticismo, el sello musical de La Santa Cecilia

La agrupación La Santa Cecilia regresa este 20 de junio al Lunario del Auditorio Nacional, con su concierto “Una noche de amar y vivir”, con el que prometen al público mexicano una velada llena de nostalgia, bohemia y romanticismo.

 

La líder y vocalista de la banda, Marisol “La Marisoul” Hernández detalló en entrevista que ofrecerán un concierto lleno sorpresas y grandes temas clásicos muy a su estilo, como parte del cierre de la gira de su última producción discográfica “Amar y vivir” (2017).

 

 

“Estamos muy contentos y emocionados de regresar a la Ciudad de México y darle fin a este ciclo de ‘Amar y vivir’, disco que curiosamente empezamos a grabar en las calles y bares de la capital mexicana. Este ‘show’ es la despedida de este material, lo tocaremos de principio a fin de manera acústica y estamos nostálgicos por que se acaba esta etapa de rockear y mezclar géneros”, expresó.

 

 

La cantante aseguró una noche bohemia y romántica para el público mexicano, donde sonarán canciones de José Alfredo Jiménez, Violeta Parra y Juan Gabriel, entre otras. “Será un show diferente a otros, tocaremos canciones de amor y desamor, será una noche para llorar, cantar, acordarse e inundarse de nostalgia”.

 

 

Desde su creación en las coloridas calles de La Placita Olvera de Los Ángeles, La Santa Cecilia se ha caracterizado por crear mezclas únicas con distintos géneros musicales, y más importante aún, ganarse el corazón del público.

 

 

Marisol está consciente de esto y aunque hay personas que no conocen sus canciones ni trayectoria, no se detienen y están convencidos que ésta es la oportunidad perfecta para que el público conozca su pasión por la música tradicional mexicana y latinoamericana.

 

 

Ya sea subirse a una tarima, un pequeño escenario o dar un gran concierto, su mayor reto es conectar con la gente y hacerlos gozar, llorar, vivir o desahogar con cada una de sus canciones.

 

 

“Siempre nos subimos al escenario con ese deseo, queremos llevarlos por una buena velada y hacerlos vivir un momento increíble”.

 

 

Con todos los pronósticos a su favor, una duda rondaba por la cabeza de “La Marisoul”. Al presentar el disco en Estados Unidos, no sabían si serían del agrado del público por el hecho de dar un show acústico, pero su sorpresa fue inmensa al darse cuenta que las canciones eran aplaudidas y celebradas.

 

 

Lo que más los ha impactado en esta gira es la respuesta de los más jóvenes al cantar y pedir temas como “Juramento” y “Mar y cielo”, además de gritar cuando la banda interpreta “Como Dios manda”, canción ranchera escrita por ellos.

 

 

“Es importante que (los jóvenes) conozcan de música tradicional de México, que es muy especial y está llena de inspiración, hay mucho de dónde agarrar. Me ha dado mucha satisfacción ver que escuchen estas canciones, que aunque no son nuestras siguen vigentes”, subrayó.

 

 

A pesar de este panorama favorable, la evolución de las nuevas formas de escuchar, distribuir y crear música, no son ajenas a la agrupación.

 

 

“Las redes sociales y las nuevas plataformas online son buenas herramientas para que podamos compartir nuestra música con todo el mundo. Cuando nosotros entramos a esta industria, las cosas ya estaban cambiando mucho, pero lo nuestro es hacer cosas especiales para que la gente quiera comprar nuestra música”.

 

 

Un ejemplo de esto es su último disco, que fue acompañado por un DVD y lanzado también en versión LP, para todos los amantes de lo retro.

 

 

Para su próxima presentación, el miércoles 20 de junio en el foro alterno del Auditorio Nacional, “La Marisoul” prometió un espectáculo único, con la participación previa de Caña Dulce y Caña Brava, grupo veracruzano de son jarocho integrado sólo por mujeres y que son grandes amigas de la banda.

 

 

Adicional a esto, la cantante aseguró sorprender a los asistentes con más invitados sorpresa.

 

 

Después de este concierto, el futuro de La Santa Cecilia no está escrito, su amor por la música y su encanto por las colaboraciones con otros talentos los impulsa a seguir adelante.

 

 

“Compartir con otros artistas es algo que siempre será parte de nosotros, no sabemos quién será el próximo, pero eso es lo bonito y divertido de esto, nunca sabes a quién vas a conocer o cómo nos va unir la música”.

 

 

Con esta premisa de fondo, Marisol exclamó que son amantes de toda la música y que la frase “nunca digas nunca”, es parte de su filosofía. Por esta razón, aseguró que no descartan la posibilidad de que algún día hagan una canción de reggaetón o colaboren con un artista de este género.

 

 

“Cómo no vas a bailar con un ritmo así, que es buenísimo. No nos gusta criticar ni decir que nunca haremos una colaboración con cierto artista o género musical, la cosa es construir puentes y tratar de hacer la mejor música posible. A lo mejor un día hacemos hasta un reggaetón con orquesta, es como dicen, el límite es el cielo.

 

 

“Con que nos guste y que sea bueno es suficiente, hay que ser honestos pero lo bueno es que somos de mente abierta”, remató la vocalista.

 

 

Llevando en su nombre a la santa patrona de la música, el cuarteto formado por Marisol Hernández (vocalista), José “Pepe” Carlos (acordeonista y requinto), Miguel “Oso” Ramírez (percusionista) y Alex Bendana (bajista); se ha destacado por narrar historias de amor, pérdida y decepción, combinadas con cumbia, bossa nova, rumba, bolero, tango, jazz, rock y música klezmer.

 

 

La banda ganó un Grammy en la categoría de Mejor Álbum Latino de Rock, Ubano o Alternativo” en 2014 por su disco “Treinta días”, además fue nominada en 2016 a este mismo premio por su álbum “Buenaventura”.

 

 

Fuente: Notimex

Deja un comentario