Pintor Georges Braque, destacado por ser el cofundador del cubismo

El artista conocido por ser el cofundador del cubismo, el pintor y escultor Georges Braque, es recordado a 136 años de su nacimiento por su importancia pictórica en obras como “Casas en L’Estaque”.

 

Al respecto en el sitio baenegocios.com, se informó que el pintor francés, contará con una interpretación en la serie sobre Pablo Picasso, llamada “Genius”, de National Geographic.

 

 

Originario de Argenteuil, cerca de París, Braque nació el 13 de mayo de 1882 y vivió su infancia entre su ciudad natal y El Havre, en la costa de Normandía.

 

 

Entre 1897 y 1899 estudió pintura en la École des Beaux-Arts, en Le Havre, de donde obtuvo su certificado en 1902, para después trabajar como aprendiz con un decorador, reseñan sus biógrafos.

 

 

Trabajó estrechamente con los artistas fovistas Raoul Dufy (1877-1953) y Othon Friesz (1879-1949), con la finalidad de desarrollar un estilo más tenue.

 

 

Pero fue en 1907, que una exposición de Cézanne (1839-1906) y el encuentro con Picasso (1881-1973) pusieron a Braque en la senda del cubismo, de acuerdo con el portal de Internet “biografiasyvidas.com”.

 

 

En este camino llevó a cabo un intenso estudio de los efectos de la luz y la perspectiva, así como de los medios técnicos que los pintores usan para representar estos efectos, a fin de conseguir el estándar conveniente en sus representaciones artísticas.

 

 

Con su óleo “Casa en L’Estaque” atrajo la atención de la crítica especializada y amantes del cubismo, ya que mostró, a través de una ilusión visual, el esplendor de la naturaleza.

 

 

Aunado a sus atmósferas naturales, Braque pintó escenas del pueblo, en las que con frecuencia redujo la estructura arquitectónica a una forma geométrica así se explica en el sitio “georgesbraque.org”.

 

 

Fue hasta 1909 cuando Braque comenzó a trabajar en estrecha colaboración junto a Picasso, quien había estado desarrollando un enfoque similar al de la pintura al óleo; la invención del cubismo fue un esfuerzo conjunto entre ambos creadores.

 

 

Su estrecha colaboración en el origen y desarrollo del cubismo concluyó al estallar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), ya que Braque se alistó en el ejército francés.

 

 

En 1917 fue herido de gravedad, por lo que sus siguientes creaciones estuvieron encaminadas a un estilo individual y personal, alejado de la abstracción más dura del cubismo y centrándolo en colores brillantes y superficies texturizadas.

 

 

Durante su recuperación se convirtió en amigo íntimo del artista cubista Juan Gris (1887-1927) y continuó trabajando, produciendo un número considerable de obras.

 

 

A partir de 1922 pintó sobre todo bodegones con instrumentos musicales, pero siguió siendo fiel a su lógica geométrica.

 

 

Entre sus obras destacan: “Barco en Le Havre”, “L’Estaque”, “Desnudo grande”, “Naturaleza muerta con instrumentos musicales, “Naturaleza muerta con mandolina y metrónomo”, “El Sagrado Corazón” y “Naturaleza muerta con uvas”.

 

 

Sus últimos años tuvieron como hilo conductor la clave simbólica del motivo, hasta el 31 de agosto de 1963 cuando murió en París, Francia, dejando una profunda huella en el desarrollo de la pintura.

 

 

Fuente: Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *