Aprueban homologación de horarios para la venta de bebidas alcoholicas

Esta tarde, en sesión ordinaria el pleno del Ayuntamiento aprobó el Dictamen con el que se reforman diversos artículos del Reglamento de Comercio para el municipio de Tonalá, en el cual se establecen disposiciones que generan prevención en relación con las contingencias dentro y fuera de establecimientos en los que hay venta y consumo de bebidas alcohólicas.

Lo anterior se derivó de los acuerdos asumidos en la Junta de Gobierno de la Agencia Metropolitana de Seguridad del Área Metropolitana de Guadalajara, en el que además se contempla  brindar seguridad a los propietarios, empleados, asistentes y a la sociedad en general, frente a hechos o conductas que tienen que ver con el consumo desmedido de bebidas embriagantes.

Una de las reformas al ordenamiento municipal es que el límite para la venta de este tipo de bebidas es a las 2:00 horas, así como otras disposiciones relativas a giros restringidos.

Lo anterior, considerando que en el Área Metropolitana de Guadalajara, de acuerdo con información de las instituciones de seguridad pública, en más de la mitad de los delitos que se generan entre las 00:00 horas y las 08:00 horas, hay presencia de alcohol.

El Dictamen señala que no obstante que los municipios que integran el Área Metropolitana de Guadalajara tienen una dinámica social, económica y hasta cultural propia, la necesidad de impulsar  la reforma al ordenamiento de comercio, tiene diversos motivos.

Uno de ellos es el planteado por la propia Agencia, al señalar que un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) también conocido como “Alcohol + Violencia” indica que “El abuso del alcohol y la violencia interpersonal funcionan como catalizadores para cada uno”.

La afectación que el alcohol presenta en el cuerpo humano es la siguiente: “El consumo nocivo de alcohol afecta directamente a las funciones físicas y cognitivas. Los bebedores tienen menos autocontrol y capacidad de procesar la información que reciben, por lo que es más probable que recurran a la violencia en las confrontaciones, y el hecho de que también sean menos capaces de reconocer los signos de alarma en situaciones potencialmente violentas, los convierte en objetivos fáciles para los agresores. La creencia individual y social de que el alcohol es causa de comportamientos agresivos pueden inducir a usarlo como preparación a la participación en actos violentos o como disculpa por haberlos cometido.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *