Mercado cambiario cierra semana con afectaciones por TLCAN

En la semana del 9 al 13 de octubre, el peso mexicano finalizó con una depreciación de 2.35 por ciento o 43.5 centavos, al cotizar en alrededor de 18.97 pesos por dólar y tocar un máximo de 18.99 pesos por dólar.

 

De acuerdo con Banco Base, la moneda mexicana se colocó como la única divisa con pérdidas entre los principales cruces y como la más depreciada entre las monedas de economías emergentes.

 

 

Señaló que la incertidumbre sobre las renegociaciones y continuidad del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el riesgo político derivado de las elecciones de 2018, son factores que los participantes del mercado consideran para la composición de portafolios de inversión, que afecta la demanda por pesos en el mercado cambiario.

 

 

La entidad financiera expuso que según datos del mercado de futuros de Chicago, en la semana comprendida entre el 4 y el 10 de octubre, las posiciones especulativas brutas a la espera de una apreciación del peso se redujeron por cuarta semana consecutiva en 12.75 por ciento o 14 mil 979 contratos.

 

 

Agregó que durante este mes el peso ha sido la divisa más depreciada en el mercado cambiario, con una caída de 3.90 por ciento o 71.2 centavos.

 

 

Sobre la cuarta ronda de renegociación del TLCAN, se destaca que en los últimos dos días de la semana, Estados Unidos dio a conocer dos planteamientos para modificar el tratado que tendrían consecuencias desfavorables para México.

 

 

Por un lado, oficiales de ese país presentaron la propuesta de la “cláusula de expiración”, que obligaría revisar el TLCAN cada cinco años, lo cual ocasionaría un desplome de la inversión extranjera directa (IED) en México, ya que la IED de la industria manufacturera proviene de ese país.

 

 

Por otro lado, este viernes se dio a conocer de manera no oficial que Estados Unidos propone una modificación a las reglas de origen para el sector automotriz, que eleva de 62 a 85 por ciento el requerimiento de contenido que tiene que provenir de los países miembros, al agregar un requisito específico de 50 por ciento de contenido estadounidense.

 

 

En caso de que la renegociación del TLCAN siga por este camino, se observarían efectos adversos de corto plazo, como un rápido incremento del tipo de cambio, un traspaso hacia la inflación y una serie de incrementos a la tasa de interés del Banco de México, los cuales podrían llevarse de forma anticipada por el rezago en la efectividad de la política monetaria.

 

 

Por el lado de la economía real, se desplomarían las exportaciones, se desaceleraría el crecimiento económico y se elevaría el riesgo de una recesión, con la destrucción del empleo y sin la posibilidad de que haya un rebote de las exportaciones gracias a la depreciación del peso.

 

 

Dado lo anterior, consideró la institución financiera, sería más favorable para México salir del tratado comercial trilateral, con lo que se regresaría a las reglas arancelarias de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

 

 

Fuente: Notimex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *