Filipinas extiende ley marcial en Mindanao para combatir a islamistas

El Congreso de Filipinas aprobó hoy, con abrumadora mayoría, la extensión de la ley marcial en la isla de Mindanao, con lo cual el presidente filipino Rodrigo Duterte tendrá hasta el último día de este año para sofocar la insurgencia islamista en la asediada ciudad de Marawi.

 

La votación se realizó en una sesión especial conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado la noche de este sábado, sólo unas horas antes de que expirara la ley marcial de 60 días, proclamada por Duterte en mayo pasado para hacer frente a las milicias rebeldes.

 

 

La extensión de la medida hasta el 31 de diciembre próximo, solicitada por el presidente filipino, fue aprobada por 261 senadores y diputados contra 18, informó el presidente de la Cámara de Representantes, Pantaleón Alvarez, al concluir la sesión especial que se prolongó durante siete horas.

 

 

Desde mayo pasado, militantes vinculados al grupo yihadista Estado Islámico (EI) han ocupado partes de Marawi, en el sur de Mindanao, donde pretenden ganar más autonomía, por lo que en medio de la creciente violencia Duterte proclamó la ley marcial.

 

 

Marawi tenía 200 mil residentes, pero muchos han abandonado sus hogares para huir de la violencia, mientras que los que permanecen allí enfrentan la falta de alimentos y agua.

 

 

El mandatario filipino aseguró que la extensión de la ley marcial era necesaria para aplastar a la insurgencia, pero sus críticos afirman que es parte de una toma de poder más amplia, de acuerdo con reportes del periódico local Manila Standard.

 

 

Antes de que tuviera lugar la votación, funcionarios de seguridad dijeron a los legisladores que la ley marcial era necesaria para estabilizar una región donde los combatientes del EI estaban ganando influencia y sus partidarios podrían ser inspirados para llevar a cabo levantamientos en otras áreas de Mindanao.

 

 

El conflicto en la ciudad de Marawi ha dejado más de 600 muertos, entre ellos 105 soldados del gobierno y 428 combatientes. Unos 45 civiles han sido ejecutados por los rebeldes, mientras que 40 residentes han fallecido por enfermedad.

 

 

La ley marcial permite la participación de los militares para hacer cumplir las leyes del país y la detención de personas sin cargos por largos periodos, por lo que el tema es delicado en Filipinas, pues el fallecido dictador Ferdinand Marcos utilizó ese recurso durante gran parte de su gobierno.

 

 

Fuente: Notimex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *